Voló la golondrina

Featured image

Claro
ya nos son golondrinas las que vemos emigrar
de país en país
hoy los pájaros tienen forma de aquilatada evasión
para nosotros 
los del sur
hoy son viajeros de la crematística
aquello que se dispara oculto
tras el dorado fuero secreto
hoy tienen forma de cruda truculencia
de vuelo.
Por derecho propio
nos los australes
no podemos ver volar golondrinas
ya más que trapisondas
como huidizos fantasmas
al decálogo de las nuevas aves del paraíso
que dan la espalda a sus fuentes:
la acumulación orgánica
que acallarían a las golondrinas de Bécquer
asustadas y perdidas
con tanto buitre rondando el edén.

—————————————————————————————————————————————————-

Todo es gris. Hace dos meses que comenzó la primavera, pero aún no se la pudo ver. Se sostiene un frío invernal y en muchas provincias del norte comenzó a nevar por primera vez. En un sector del planeta hay inundaciones que desbordan toda la vida, pero en otros lados las sequías quiebran el terreno y desaparece todo. Se desatan vientos huracanados de 400 kms. por hora y las tormentas eléctricas invaden todo. Terremotos, deshielo en los polos, agujero de ozono y quiebra del ecosistema. En el cancel de mi ventana se posó una golondrina que mira hacia adentro. Está buscando un nido protegido. Me asomo para mirar hacia la calle y me sorprendo al ver que todos los caminantes se convirtieron en golondrinas desorientadas y omnipotentes.  Y cada golondrina, en una máquina buscando como refugiarse.     

Autor:  Juan Disante Sur   –   Buenos Aires

Anuncios