Sueñosud

Featured image

                                                                    Ésta Latinoquimérica
                                                                    revoleando caprichos de la sueñera
                                                                    apiñando con su tino
                                                                    y su aire,
                                                                    modosa templando los dichos
                                                                    de campo adentro,
                                                                    penetrando las figuras
                                                                    éter tejas arriba,
                                                                    orejeando el reciente día,
                                                                    todo en un haz
                                                                    campesino y obrero
                                                                    gerundiando al venidero

duermevela

                                                                    sud sudante de la siesta nueva

Juan Disante

Esto es

Featured image
esto es el estertor
aquí se remueven los escombros
la siembra perdura sobre la tierra
esto es remar en la ciénaga
allí cuelgan las lianas que trencé con mi pelo
y el aire que adolece de la ausencia
esto es el apagón
aquí se escavan las sombras
el mercurio pesa más
esto es salir ilesa
vivir
pero sin querer contarla

Analía Pinto

Lo para siempre insoportable

Featured image
Has visto, me pregunto, has visto
la cara de tus hijos
sin entremirar el espejo.
Has visto -Ella pregunta- has visto
el cuerpo de tu mujer
(sencillamente el cuerpo de tu mujer),
sin aritmética, con los ojos como máquinas voladoras,
no con los ojos como palomas de trono y de altar,
con la boca como criaturas de agua cruda,
no para estar como muerto donde lo muerto.
Has visto (preguntamos) has visto
a la mujer del rito de la ausencia,
al laberinto de donde húmedo saliste
para permanecer desde entonces en fuga,
tanteando la oscuridad con manos de verdugo,
a puro látigo la luz como un lugar inhóspito,
violento.
Siempre fuiste mi espejo
el común aire
el borde del huracán
la espuma sin orillas de mis labios
el silencio turbio masticándonos,
imponiendo apellido a lo vomitado, lo doloroso,
lo para siempre insoportable.
Mi pequeño juez.

Irma Elena Marc