Saldo final

Yo decía que no.

Featured image

Que no.

Que no sería posible porque uno viene de otro lado de una ladera oculta de la prosa ahí, adonde Julio rayuelea ahí,

en el insomnio adonde los inviernos sobreviven en bollos de papel en una máquina de escribir vieja que siempre desespera,

en la tecla M que funciona a veces pero fue arreglada por mi padre y el detalle provoca a escribir sin fundamentos.

Y de pronto surge este espacio de palabras palabritas y palabrotas, con ese jaque anacrónico, heredado, postizo, incómodo.

Ese calor de pies, de andariegos, de hacer la calle porque sí o porque no. O porque se puede. O porque se siga pudiendo.

Para la Historia no existen tiempos ni manos ni brazos y de pronto todos pensaron lo mismo y hubo.

Y la máquina sigue ahí,

en su silencio cómplice ahora, cuando yo quiero que explote y llueva prosa, que sea fronda y avenida, que acantile, que bosquee, que sulfure y brame que ruja que fluya que integre y denuncie.

Que diga cuándo, en qué momento asumo el desafío tardío.

Y es grave: finalmente, luego de negarlo por años creo que soy poeta porque me duele el lugar adonde llevo al Pueblo.

Diana Poblet

Anuncios

Un comentario en “Saldo final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s